Jeff Sessions, procurador de Justicia promete seguir directrices sobre la inmigración
March 2, 2017
La casa blanca podría considerar legalizar a los inmigrantes sin historial delictivo
March 2, 2017

El caso de una inspección llevada a cabo en un vuelo entre San Francisco y el aeropuerto JFK de Nueva York, despertó dudas respecto a si el gobierno puede o no hacer este tipo de operativos.

El vuelo de Delta 1583 entre Nueva York y San Francisco saltó a los titulares de la prensa el pasado 22 de febrero. Ese día, agentes del Servicio de Aduana y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) pidieron sus identificaciones a todos los pasajeros a su llegada a Nueva York.

Los agentes buscaban a un individuo con una orden final de deportación emitida por un juez por violencia doméstica, conducción bajo los efectos del alcohol (DUI) y violación de una orden de protección. Sin embargo, el incidente provocó que varios pasajeros compartieran imágenes en redes sociales y que cuestionaran la legitimidad de la acción.


El individuo que buscaban debía haber sido escoltado por agentes federales de San Francisco hasta el aeropuerto de esa ciudad para embarcarlo en el vuelo con destino a Nueva York. El inmigrante, cuyo nombre y nacionalidad se desconocen, aparentemente iba a viajar solo porque no representaba una amenaza para la seguridad nacional y pública.

¿Embarcó efectivamente en el vuelo? ¿Hizo el viaje de San Francisco a Nueva York? En respuesta a una pregunta de Univision Noticias, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), a través de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) en Nueva York, se limitó a responder que el traslado del individuo estaba programado para ese día como parte de su proceso de deportación. Y que mientras los agentes de una unidad del Equipo Operativo de Deportaciones de ICE (ERO) se movilizaron para asegurarse de que no desembarcara sin custodia, solicitaron la asistencia de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) para verificar que efectivamente “iba en avión”.

Pero, más tarde, “se determinó que el individuo no fue embarcado en el vuelo de San Francisco a Nueva York”, agrega.

La respuesta dejó varias preguntas sin responder. ¿Qué falló? ¿Por qué la unidad de ERO de San Francisco no comunicó a Nueva York que la persona en cuestión no fue embarcada en el vuelo Delta 1583? ¿Iba a viajar solo el individuo? ¿Se escapó? ¿Fue entregado al agente federal que viaja en cada avión que vuela por territorio estadounidense, y que se conoce por las siglas de FAM (Federal Air Marshall)? ¿Esa fue la razón por la que el CBP montó un operativo de verificación de identidades en la puerta de la aeronave cuando aterrizó el aeropuerto JFK de Nueva York? ¿Se pueden llevar a cabo este tipo de requisas en aviones de vuelos nacionales?

 

Tema de “jurisdicción”

Univisión Noticias preguntó a abogados sobre este tipo de operativos federales de inmigración, si los pasajeros pueden ser obligados a identificarse siendo que ya lo hicieron al abordar un vuelo, o bien se trata de un endurecimiento de las políticas migratorias basado en las ordenanzas emitidas por el presidente Donald Trump el pasado 25 de enero.

“Es un tema de jurisdicción”, advierte Ezequiel Hernández, un abogado de inmigración que ejerce en Phoenix, Arizona, y colabora frecuentemente con Univision Noticias. “En el aeropuerto, aunque no se trata de una frontera, el tema de la seguridad Nacional es muy amplio y válido”, agrega.

“En el vuelo Delta 1583 de San Francisco a Nueva York, a todos los pasajeros se les checó la dentidad, no el status migratorio”, añadió el abogado. “Sí fue un operativo específico, y el fin fue encontrar a alguien al cual buscaban. Al final, todos los que se subieron al avión tuvieron que haber tenido identificación. Es como hacer un ‘check point’ en las carreteras, pero ahora fue interno” (en la puerta de la aeronave)”, especificó Hernández.

Qué dice la Cuarta Enmienda

La gran duda sobre el operativo en el vuelo Delta 1583 fue si los agentes de ICE violaron la 4ta Enmienda de la Constitución, que justifica este tipo de acciones policíacas solo cuando existe una “causa probable” o una “sospecha razonable” para detener a un individuo y pedirle una identificación.

“Sobre la legalidad de la detención o los registros en los aeropuertos, las leyes permiten que agentes de inmigración detengan a una persona sin una orden de arresto, si el oficial tiene razón de creer que la persona está en el país ilegalmente”, explica Lilia Velásquez, profesora adjunta de la facultad de leyes de la Universidad de California en San Diego. “Aunque existe precedente en el 9º Circuito, que oficiales no pueden detener a alguien sólo por su apariencia hispana (perfil racial)”.

“La Cuarta Enmienda de la Constitución no se aplica en casos de deportación porque no se trata de un proceso penal, sino civil”, dijo Velásquez.

Pero “tomando en cuenta el clima político que estamos viviendo (desde que Trump llegó a la Casa Blanca), no me sorprende que hayan aumentado la vigilancia en los aeropuertos”, apuntó. “Lamentablemente, con las nuevas políticas será muy difícil pelear estos arrestos en las Cortes de Inmigración. Hay agentes que dicen que sus observaciones nunca fallan, y siempre le atinan al determinar que la persona no tenía papeles”.

Todos tienen derechos

Con o sin documentos, “todas las personas tienen derechos en Estados Unidos”, dice John De León, abogado en temas de derechos civiles. Y en cuanto al caso del vuelo Delta 1583, sostiene que, si bien los trayectos nacionales “no están sujetos a la jurisdicción de ICE, la gente olvida que cualquier agente de la policía del gobierno tiene la facultad de preguntarle a cualquier persona por sus documentos”.

Lo ideal, agrega, “es que cuando lo haga explique a la persona los derechos por los cuales le está solicitando que se identifique. Las personas tienen derechos cuando los detienen y les piden papeles, por ejemplo, a no responder. Pero insisto, lo ideal es que a esa persona se le explique por qué se le está pidiendo papeles, que se identifique. De esa manera, no es ilegal hacerlo”.

En caso de que durante un operativo -como el llevado a cabo en el aeropuerto John F. Kennedy el 22 de febrero- agentes federales le pregunten a un pasajero sobre su nacionalidad, De León dijo que “si la persona no dice nada, guarda silencio, eso no es ilegal. Y la persona, incluso, si quiere, puede voluntariamente proporcionar esa información al agente de policía federal que se lo pide”.

La abogada Bárbara Hines, profesora adjunta retirada de la escuela de leyes de la Universidad de Texas en Austin, comparte la opinión de De León. “Los inmigrantes tienen el derecho a no hablar con los agentes de migración y deben ejercer sus derechos. Pero si un inmigrante habla ‘voluntariamente’ con ellos, la 4ta Enmienda no está implicada. Por lo tanto, el consejo es que les digan a los agentes que no quieren contestar ninguna pregunta. Es nuestro derecho”.

No es la primera vez

La verificación de identidades a personas de un vuelo local no es primera vez que ocurre. En varios aeropuertos, por diversas ocasiones, agentes federales han pedido documentos de identidad a pasajeros, pero quizás no a todos como sucedió en el vuelo Delta 1583 en Nueva York.

Fuentes consultadas por Univision Noticias, y que pidieron el anonimato, revelaron que los Federal Air Marshall (FAM) que viajan encubiertos en los vuelos internacionales y locales “cuando detectan algo sospechoso en la aeronave avisan de inmediato” al aeropuerto de destino para que agentes federales procedan a inspeccionar al pasajero sospechoso.

Cuando un FAM da un aviso de seguridad, tres agencias federales se reúnen para evaluar la alerta de seguridad emitida, siendo ellas ICE, la Agencia para la Seguridad en el Transporte Aéreo (TSA), y la CBP.

La TSA ha hecho revisiones aleatorias cuando se emite una alerta. Y en el caso que exista una fotografía del individuo que se trata de localizar, la inspección es menos notoria entre el resto de los pasajeros. Pero el vuelo Delta 1583 fue diferente, porque los chequearon a todos y algunos tomaron fotografías que luego publicaron en sus cuentas en las redes sociales.

La pregunta que queda flotando en el ambiente es qué pasó con el individuo que iba a ser escoltado en San Francisco y nunca llegó al aeropuerto JFK de Nueva York. ¿Se escapó?

Fuente: http://www.univision.com/noticias/

Comments are closed.