Muchos dreamers deciden librar sus batallas desde adentro
abril 16, 2016
Solís pide a Obama derogar leyes que alientan la migración cubana
abril 16, 2016

El lunes 18 de abril el máximo tribunal de justicia celebra una audiencia sobre DACA y DAPA, beneficios que de ser liberados ampararán de la deportación a 5 millones de indocumentados.

Millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos aguardan que el fallo que la Corte Suprema de Justicia emita en el verano los “proteja” de las deportaciones, y puedan trabajar legalmente en el país aunque sea temporalmente.

“Espero que primeramente que Dios le de sabiduría a los jueces y hagan todo lo posible que tengamos los programas DACA y DAPA”, dijo a Univision Noticias Pedro Ortega, un inmigrante de origen ecuatoriano que lleva 18 años en el país y tiene un hijo de 8 años de edad nacido en Estados Unidos.
“Este tiempo ha sido un tanto difícil pero pensamos que si se activan los beneficios que nos dio el presidente, vamos a poder estar más seguros junto a nuestras familias”, agrega.

Freno judicial

Los programas DACA y DAPA se encuentran incluidos en la Acción Ejecutiva que el presidente Barack Obama anunció el 20 de enero de 2014, un año y medio después de que el Senado aprobara un plan de reforma migratoria y se estancara en la Cámara de Representantes.

La medida fue frenada por un tribunal de Texas el 16 de febrero tras una demanda entablada por 26 estados, quienes argumentaron que Obama abusó se su poder ejecutivo y violó la Constitución al cambiar la ley de inmigración algo que solo le compete al Congreso.

El 9 de noviembre y tras largos meses de espera, la Corte de Apelaciones del 5º Circuito de Nueva Orleans ratificó el fallo de Texas. El 20 de noviembre, un año después del anuncio hecho por Obama, el Departamento de Justicia le pidió a la Corte Suprema que revise la medida.

En enero el máximo tribunal de justicia incluyó el tema en la agenda del 2016 y fijó una audiencia para este 18 de abril, donde los abogados de los 26 estados demandantes y del Departamento de Justicia (en representación del gobierno) presentarán sus argumentos orales.

Miedo a ser deportado

Además del hijo estadounidense, Ortega tiene una hija de 27 años de edad protegida por la Acción Diferida de 2012. “Ella estudia en la universidad. Si el programa se activa, ya no le tendremos miedo a las deportaciones. Nadie sabe qué va a ocurrir mañana; los arrestos ocurren todos los días en cualquier parte”, dice.

La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) reitera que sus operaciones se basan en la lista de prioridades de deportación anunciada por el Secretario de Seguridad Nacional Jeh Johnson el 20 de noviembre de 2014, el mismo día en que Obama anunció la Acción Ejecutiva.

La lista encabezan indocumentados con antecedentes criminales graves y extranjeros que entraron después del 1 de enero de 2014, no tienen causa de asilo y/o tienen orden de deportación.

Sueño americano

“Llegué de Puebla, México, en 1999 y tengo dos hijos nacidos aquí, uno de 12 y otra de seis”, cuenta a Univision Noticias la inmigrante mexicana Leticia García. “Y en todo este tiempo hemos visto de cerca el miedo de las deportaciones. Venimos a este país en busca del sueño americano y estamos luchando para conseguirlo, para nuestros hijos”.

“Si nos quieren deportar, imagínese. Allá solo queda el pueblo de donde emigramos por la corrupción. No hay trabajo porque no tenemos estudio y tampoco quedan oportunidades. No tenemos nada que hacer allá, por eso tenemos miedo. Pero pensamos que si la Corte Suprema libera DAPA, entonces podremos segur adelante con nuestros sueños”, dice García.

“Aquí sí aprendemos, escalamos. Allá en México no. Y le digo que el mensaje del señor (Donald) Trump duele. No somos narcos, somos trabajadores que luchamos todos los días por nuestras familias. Y le digo también que en Estados Unidos también hay narcos, señor”, dijo.

Lo que dijo Trump

El pasado 3 de junio, cuando lanzó su candidatura para obtener la nominación presidencial del Partido Republicano, Trump dijo que los inmigrantes mexicanos eran “traficantes de drogas”, “criminales” y “violadores”, calificativos que indignaron a la comunidad inmigrante.

Poco después el empresario prometió que, de llegar a la Casa Blanca, arrestaría y deportaría a todos los indocumentados (estimados en 11.5 millones) en un plazo de 18 meses, y que levantaría un muro a todo lo largo de la frontera con México.

“Pensamos que si la Corte Suprema falla a favor de la Acción Ejecutiva del presidente Obama, no solo quedaremos protegidos de las deportaciones sino también de la amenaza del señor Trump”, concluyó García.

El beneficio

La Acción Ejecutiva migratoria ampara de la deportación a unos 5 millones de indocumentados padres de ciudadanos y residentes legales permanentes (DAPA, por su sigla en inglés) y jóvenes indocumentados que ingresaron siendo niños a Estados Unidos y están protegidos por la Acción Diferida de 2012 (DACA, por su sigla en inglés). También les otorga un permiso de trabajo renovable cada tres años.

El beneficio fue demandado el 3 de diciembre por 26 estados (24 de ellos gobernados por republicanos) bajo el argumento de que Obama abusó de su poder ejecutivo y violó la Constitución porque solo el Congreso puede cambiar las leyes.

El 16 de febrero una corte de Texas falló a favor de los estados demandantes, fallo que fue ratificado el 9 de noviembre por la Corte de Apelaciones del 5º Circuito de Nueva Orleans. El 20 de noviembre el Departamento de Justicia pidió a la Corte Suprema que revise el programa.

La Corte dijo que emitirá un fallo definitivo en el verano.

Fuente: http://latino4u.net/

Comments are closed.