Le solicitan a EEUU: dejar sin efectos los decretos sobre migración y refugio
February 3, 2017
México refuerza atención consular en Florida
February 3, 2017

 

Las cortes de inmigración de Estados Unidos cambiarán de proceder para concentrarse más en audiencias de deportación de inmigrantes encarcelados por el gobierno federal. La nueva política dará menos prioridad a los casos de menores y familias detenidos en la frontera entre México y Estados Unidos y después liberados.

La magistrada presidenta de Inmigración, MaryBeth Keller, emitió el martes un memorándum en el que dijo que la máxima prioridad de los jueces de Inmigración será agendar audiencias rápidas para cualquiera que esté detenido. Eso podría liberar espacio en un sistema carcelario para migrantes que ya sobrepasa con creces su capacidad, señalaron abogados del sector.

Aunque los inmigrantes encarcelados siempre han tenido prioridad, el gobierno de Barack Obama también hizo que los jueces procesaran con más rapidez los casos de menores y familias que habían cruzado la frontera con México, en un intento de disuadir más llegadas.

La medida ocurre días después de que el presidente, Donald Trump, anunciara planes de intensificar la aplicación de las leyes de inmigración y aumentar las detenciones. El cambio en los tribunales permitirá al gobierno centrarse en la deportación de migrantes encarcelados para liberar espacio en el sistema penitenciario.

En medio de una oleada de decenas de miles de inmigrantes llegados a la frontera en los últimos años, el retraso en los tribunales especializados ha superado los 533.000 casos. El volumen del trabajo atrasado implica que muchos inmigrantes podrían esperar años a tener una decisión judicial definitiva.

No está claro que los casos vayan a procesarse más rápido con el nuevo sistema, señalaron abogados especializados en inmigración o si la lista de migrantes esperando una cita en el tribunal sólo seguirá creciendo.

Los tribunales migratorios siempre han dado prioridad a esos casos y deben “adaptarse ante los cambios de panorama”, dijo Lauren Alder Reid, portavoz de la Oficina Ejecutiva de Revisiones de Inmigración.

La orden de redirigir las prioridades actuales se emitió unos días después de que Trump firmara una orden ejecutiva indicando a los agentes de inmigración que centren los esfuerzos de seguridad en muchos más inmigrantes que viven en el país sin permiso de residencia, incluido cualquier detenido por un cargo penal o con antecedentes penales.

Un segundo decreto ordenaba a los agentes de Seguridad Nacional que detengan a los migrantes descubiertos cruzando la frontera de forma ilegal y los retengan hasta que puedan ser deportados o un juez decida sobre su destino.

“Va a tener detenido a todo el mundo”, dijo Annaluisa Padilla, abogada de inmigración en California. “Aquí no hay nada sobre acelerar o sobre que la gente tenga su debido proceso judicial”.

La decisión de Trump de detener a más gente que cruza la frontera requiere más espacio en prisiones. El gobierno tiene dinero suficiente para mantener a 34.000 personas retenidas en cualquier momento, aunque en los últimos meses ha habido miles de detenidos más.

El gobierno busca la forma de ampliar las plazas, indicó el martes el director en funciones de Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos, Thomas Homan.

El Departamento de Seguridad Nacional no respondió en un primer momento a un mensaje dejado el miércoles.

Padilla dijo temer que el cambio implique que los menores no acompañados con casos sólidos se queden atrapados por las demoras.

Por su parte, la abogada de inmigración Meeth Soni dijo creer que las autoridades migratorias quieren acelerar los casos de personas detenidas para liberar espacio en las cárceles.

“En anticipación de un incremento en las detenciones, y de esos procesos, básicamente van a tener que hacerlo una prioridad para el tribunal”, comentó Soni, abogada del Immigrant Defenders Law Center en Los Ángeles.

Comments are closed.