EE.UU. suspende ayuda legal a inmigrantes
abril 16, 2018

Entre los inmigrantes en Estados Unidos, los de Texas son unos de los que están en mayor desventaja, pues son los menos propensos a tener un abogado, informó The Texas Tribune.

A medida que la Casa Blanca continúa ampliando las deportaciones y promoviendo medidas para frenar la inmigración ilegal, muchos inmigrantes de Texas se ven obligados a navegar el sistema de inmigración sin la ayuda de un abogado.

Archivo MH

De acuerdo con el Transactional Records Access Clearinghouse (TRAC) de Syracuse University menos del 30 por ciento de los inmigrantes que enfrentan procedimientos de deportación en Texas tienen abogados.

Arizona y Louisiana, otros estados con altos casos de deportación

Desde octubre de 2000 hasta febrero de 2018, menos del 30 por ciento, 213,197 de 733,125, de inmigrantes en proceso de deportación en Texas tenían representación, según el Transactional Records Access Clearinghouse en Syracuse University. Ese índice es uno de los más bajos del país, solo detrás de Arizona y Luisiana entre los estados con más casos de deportación, informó The Texas Tribune.

¿Y Nueva York?

Casi el 70 por ciento de los casos de Texas durante el período de tiempo estudiado terminaron con una orden de expulsión. En comparación, el 74 por ciento de los acusados ​​en Nueva York tenía un abogado y solo el 27 por ciento recibió una orden de deportación, según el The Texas Tribune.

Archivo MH

Debido a que las violaciones a la inmigración son en gran parte de naturaleza civil, a los inmigrantes indocumentados en los procedimientos de deportación no se les garantiza el derecho a un abogado. Eso también incluye inmigrantes que se entregan a las autoridades y buscan asilo.

Los abogados y defensores de los inmigrantes dicen que la falta de representación multiplica las posibilidades de que una persona sea deportada, y dijeron que los mandatos recientes de la administración Trump tienen la garantía de agilizar la eliminación de aún más inmigrantes indocumentados. Los abogados dicen que eso se debe a que la mayoría de los inmigrantes no pueden pagar un abogado, lo que los deja navegar por el complicado sistema por su cuenta. También se transfieren a menudo de una instalación a otra, dependiendo de dónde el gobierno considere que hay más espacio disponible en un centro de detención, aclara al Tribune.

 

Según un estudio de 2016 TRAC, más del 80 por ciento de los menores no acompañados que ingresaron al país entre 2012 y 2014 y que no tenían representación, fueron deportados.

“Tan malo como es, hacer todo esto asegura que va a subir [el número de deportados]”, dijo Jackie Watson, una abogada de inmigración en Austin, al Tribune.

El último cambio radical de la administración Trump se produjo el martes, cuando la Oficina Ejecutiva para la Revisión de Inmigración, una rama del Departamento de Justicia de EE.UU., anunció que pondría fin al popular Programa de Orientación Legal. Ese programa proporciona a los inmigrantes detenidos información sobre el sistema judicial de inmigración y los ayuda a obtener servicios pro bono.

El programa, administrado por el Vera Institute of Justice, opera en centros de detención en todo el país, incluido Texas, se suspende para que el gobierno federal pueda realizar “revisiones de eficiencia de sus operaciones”, informó The Washington Post.

Watson dijo que incluso si el programa no proporcionaba a todos los detenidos un abogado, facilitaba información vital a una persona que estaba a punto de adentrarse en el complejo sistema de inmigración. Además, el mismo fue un campo de entrenamiento vital para abogados, cuyas prácticas exclusivas se convirtieron en leyes de inmigración.

 

Fuente: mundohispanico

Comments are closed.